Blog
01.21.2019

Monitoreando la actividad turística en Bahía Magdalena-Almejas: avistamiento de ballena gris

Blog, General

Por Juan José Cota Nieto
Fotografías por Miguel Gómez Castellanos.

En el 2018 realizamos un primer ejercicio (piloto) para describir de manera espacial el desarrollo de la actividad turística en el sistema lagunar Bahía Magdalena-Almejas (BMA). ​Es un sistema considerado como uno de los ecosistemas lagunares con mayor biodiversidad y atractivo ecoturístico y pesquero en el estado de Baja California Sur y de México. Su alta productividad prevalece la mayor parte del año como resultado de la diversidad de hábitats marinos y costeros que utilizan especies marinas, tanto de importancia económica como ecológica.

En el aumento en el desarrollo turístico en espacios naturales y áreas protegidas, conocido como ​turismo de naturaleza​, es una tendencia global. Esto toma relevancia si consideramos que el turismo es la tercera actividad económica más importante del mundo por la cantidad de capital que genera y lo que significa para el desarrollo local y las condiciones de vida de las comunidades 1

La ballena gris de México, es un ícono que se asocia al complejo lagunar BMA en Baja California Sur, donde llega cada año para reproducirse. Alrededor de esta especie ha crecido el turismo de avistamiento ya que es uno de los espectáculos de fauna silvestre más llamativos del mundo. El crecimiento excepcional de esta actividad económica durante los últimos 15 años ha despertado la preocupación en cuanto a los impactos potenciales a los cetáceos y otros mamíferos marinos.

Foto por Miguel Gómez Castellanos

El avistamiento de ballena gris es una actividad que brinda un ingreso económico importante a algunos habitantes de Puerto San Carlos. Durante la temporada en la que el mamífero se encuentra en BMA algunos pescadores dejan de realizar actividades pesqueras para poder ofrecer servicio a los turistas que llegan de visita. Ambas actividades son necesarias para mantener el tejido social y el bienestar económico de las comunidades de BMA; ambas generan empleo a los habitantes y la pesca abastece de alimento a las comunidades, el estado e incluso el país.

Al terminar la temporada de avistamiento en el 2018, presentamos una línea base para entender la relación entre los usuarios de los recursos y el sistema pesquero. Este conocimiento es fundamental para garantizar que el desarrollo social esté acompañado de estrategias que aseguren el uso y sustentabilidad del capital natural en el largo plazo. El objetivo fue describir la dinámica espacial y temporal de la actividad turística y los factores socio-económicos vinculados a los servicios de la observación de ballena gris.

En colaboración con los pescadores y prestadores de servicios documentamos 204 viajes de avistamiento de ballena gris durante la temporada del 2018. Los viajes para el avistamiento de ballena gris salieron de dos puntos distintos: Puerto San Carlos e Isla Magdalena. La mayor actividad turística se registró entre el 8 y 18 de febrero; mientras que el menor número de turistas se registró entre el 9 y 14 de marzo. La mayoría de las pangas salen de Puerto San Carlos y donde los viajes duran en promedio 6.5 horas. Los viajes desde Isla Magdalena duran en promedio 7 horas.

Foto por Miguel Gómez Castellanos

Realizamos un análisis de intersección entre el área con mayor número de avistamientos de ballenas y las áreas de pesca que se utilizan durante la misma temporada (diciembre – marzo) utilizando información generada por nuestro programa de Monitoreo Pesquero desde el 2012.

Estimamos que durante enero a marzo 2018 se generaron $687,309.53 pesos en ganancias en Puerto San Carlos. En promedio, un viaje de avistamiento deja una ganancia de $3,369.16 pesos; esto es similar a la ganancia que genera un viaje de pesca de manta ($3,101.00 pesos). La pesca de pierna y camarón tienen ganancias promedio por viaje superiores con $5,008.00 y $4,856.00 pesos por viaje respectivamente.

Calculamos que del avistamiento de ballenas se obtiene un 79% de ganancias por viaje y solo el 21% del costo del servicio se invierte en combustible. Las actividades pesqueras requieren mayor inversión ya que el costo por viaje contempla inversiones al combustible y el arte de pesca. La pesquería más costosa por viaje es la de manta ya que invierten hasta 38% de la ganancia bruta, mientras que para las pesquerías de pierna y camarón la inversión es similar a la de la actividad turística.

Foto por Miguel Gómez Castellanos

Las ballenas grises que visitan cada año esta región comparten el área con actividades relacionadas a la pesca ribereña. El estudio de la interacción entre actividades es importante para mejorar los procesos de diseño de estrategias de conservación y manejo pesquero. La actividad pesquera y la observación de ballena gris no son excluyentes, pero es necesario comprender lo más posible sobre las dinámicas de cada actividad y cómo impactan a las demás. Sólo así se podrán diseñar propuestas que beneficien a las especies y ecosistemas, sin generar un impacto negativo en las comunidades.

Este 2019, volveremos a colaborar con pescadores y prestadores de servicios para continuar generando datos sobre el avistamiento de ballena gris. ¡Los mantendremos al tanto de los resultados!


Citas

1 Heckel-Dziendzielewski, G. 2001. Influencia del ecoturismo en el comportamiento de la ballena gris (​Eschrichtius robustus​) en Bahía de Todos Santos, Baja California, y aguas adyacentes: Propuesta de un plan de manejo. Tesis Doctorado en Ciencias en Oceanografía Costera. UABC. 109 p.


Copyright © 2016 Gulf of California Marine Program. All Rights Reserved.
Terms & Conditions | Contact Us